Take a fresh look at your lifestyle.

Fernández pidió “rechazo global” ante los discursos extremistas

Afirmó que el intento de magnicidio contra Cristina “buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas de vida”.   El presidente Alberto Fernández pidió ayer un «rechazo global» a los «discursos extremistas y violentos» que buscan «erosionar» a las sociedades y a la democracia, al hablar en la 77° Asamblea

Afirmó que el intento de magnicidio contra Cristina “buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas de vida”.

 

El presidente Alberto Fernández pidió ayer un «rechazo global» a los «discursos extremistas y violentos» que buscan «erosionar» a las sociedades y a la democracia, al hablar en la 77° Asamblea General de la ONU que se lleva a cabo en Nueva York.

El mandatario afirmó que el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández el 1° de septiembre último «no sólo afectó la tranquilidad pública» sino que «también buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas de vida».

El mandatario inició su discurso ante la ONU -el primero que brindó en forma presencial debido a las restricciones que hubo por la pandemia los dos años anteriores- con un agradecimiento por la «solidaridad que Argentina ha recibido del mundo entero» ante el «intento de magnicidio perpetrado contra nuestra vicepresidenta».

Fernández señaló que «muchas veces en la historia los magnicidios han sido prólogos de grandes tragedias» y «pueblos enteros sucumbieron detrás de esos profetas del odio».

 

VIOLENCIA FASCISTA

«Estoy seguro de que la violencia fascista que se disfraza de republicanismo no conseguirá cambiar ese amplio consenso al que adhiere la inmensa mayoría de la sociedad argentina», apostó.

El mandatario consideró que, «aprovechando la desazón que generó la pandemia y los efectos económicos de la guerra, los discursos extremistas y violentos proliferaron y encontraron tierra fértil para sembrar el sentimiento antipolítico en nuestras sociedades», por lo que, dijo, «guardar silencio ante semejante evidencia puede conducirnos a poner en crisis el mismo Estado de Derecho».

«Quienes buscan debilitar y erosionar a las democracias tienen intereses específicos que los llevan a promover la polarización extrema. No aceptemos resignados esa situación. Generemos un enérgico rechazo global a quienes promueven la división en nuestras comunidades», planteó.

DERECHOS HUMANOS

Refirió que «la defensa de los derechos humanos forma parte de nuestra identidad y de nuestra historia», en la cual «las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo nos enseñaron a persistir y a luchar».

Por otro lado, bregó por «imponer el diálogo y recuperar la paz en la disputa iniciada con el avance militar de la Federación Rusa sobre el territorio de Ucrania».

También apuntó que la seguridad alimentaria debe ser garantizada «a todos los habitantes del planeta» porque «no podemos transitar este tiempo con hambrunas», y sostuvo que «debemos acceder en condiciones de seguridad y previsibilidad a la energía».

«¿Es justo que la fortuna de solo 10 hombres represente más que los ingresos del 40% de la población mundial? ¿Es ético que la pandemia se haya cobrado cuatro veces más vidas en los países más pobres que en los ricos?», se preguntó el mandatario.

A esos interrogantes respondió que «no denunciar este modelo de acumulación que concentra el ingreso en pocos mientras millones quedan sumergidos en la pobreza puede volvernos cómplices en la consolidación de tanta desigualdad».

Al advertir que la Carta de la ONU establece que «las únicas sanciones legítimas son aquellas impuestas por el Consejo de Seguridad», el mandatario señaló que Argentina «se suma al reclamo de los pueblos de Cuba y Venezuela para que se levanten los bloqueos que esas naciones padecen».

En otro apartado de su mensaje, Fernández reiteró que Argentina «condena al terrorismo en todas sus formas» y afirmó que el país sigue «luchando contra la impunidad e investigando los atentados» a la Embajada de Israel y la AMIA.

Por ese motivo instó a Irán a que «coopere con las autoridades judiciales argentinas» y pidió «a la comunidad internacional a que nos acompañen en nuestra lucha evitando recibir o cobijar a cualquiera de los imputados, aún cuando gocen de inmunidad diplomática».

También reafirmó «los legítimos e imprescriptibles derechos de soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes», que «forman parte del territorio nacional argentino y se encuentran ocupados ilegalmente por el Reino Unido desde hace ya casi 190 años».

La deuda, un tema urticante

Fernandez alertó que «las naciones endeudadas padecen mucho más los efectos del sistema establecido» que provoca desigualdades y manifestó que «Argentina está entre ellas»; tras lo cual agradeció a «todos los Estados» que apoyaron al país «en el complejo proceso de renegociación» de la deuda externa.

Sobre ese punto, Fernández señaló que se trata de un endeudamiento que su Gobierno «no generó», en referencia a la administración de Mauricio Macri, pero que de todos modos, dijo, «afronta con toda seriedad».

Fernández habló ante la ONU: pandemia, Malvinas, economía, entre otros temas

Alberto Fernández expone ante la Asamblea General de la ONU

 

Los comentarios están cerrados.