Take a fresh look at your lifestyle.

Gripe aviar: cuál es el riesgo para los humanos

La enfermedad causada por el virus de la influenza H5N1 afecta principalmente a aves domésticas y silvestres, pero se detectaron casos en mamíferos y podría transmitirse a las personas. 

Desde que se registró el primer caso de gripe aviar en Argentina, en un ganso andino de la laguna de Pozuelos en Jujuy, ya se reportaron al menos 10 casos confirmados en cinco provincias: Córdoba, Salta, Santa Fe, Jujuy y Neuquén.

Los animales en los que se identificó la infección son aves silvestres y de traspatio (criadas en entornos domésticos). Tras la confirmación del primer contagio, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) declaró la emergencia sanitaria en todo el país.

En Neuquén, se detectó el virus de la gripe aviar en gallaretas silvestres. Los animales estaban dentro del Parque Nacional Laguna Blanca, que se encuentra en la localidad de Zapala. Lo confirmó el Ministerio de Salud provincial después de recibir los resultados de los análisis de las muestras que hicieron expertos del Laboratorio Central del Senasa en Buenos Aires.

El avance de la gripe aviar es un fenómeno que afecta a toda América, donde al menos 16 países detectaron infecciones: Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, los Estados Unidos, Honduras, México, Panamá, Perú, Bolivia, Venezuela, Argentina, Uruguay, Cuba, Costa Rica y Guatemala.

La influenza aviar H5N1 es una enfermedad viral que afecta a las aves de corral como a las silvestres. Hasta el momento, no hay registros de transmisión interhumana sostenida del virus a nivel global por lo que el riesgo de contagio a personas se considera bajo, señalaron desde el Ministerio de Salud de la Nación.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió hace unas semanas que la humanidad debe prepararse para una posible pandemia de gripe aviar humana porque hay riesgo de que la cepa circulante de influenza aviar salte desde las aves domésticas y silvestres a más poblaciones de mamíferos, incluyendo los seres humanos.

El director general la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, explicó que el virus H5N1 se ha propagado entre las aves de corral y las aves silvestres durante 25 años, pero recientemente se han detectado infecciones en visones, nutrias y lobos marinos, por lo cual “deben ser vigilados de cerca”.

¿Qué es la gripe aviar?

La gripe o influenza aviar es una enfermedad infecciosa que principalmente afecta a las aves y que es causada por un virus de la familia Orthomyxoviridae.

Algunos subtipos de virus de gripe aviar son de alta patogenicidad, principalmente por los subtipos (H5 y H7) del tipo A. Pueden provocar enfermedad grave en las aves y propagarse rápidamente, con altas tasas de mortalidad en diferentes especies de aves, indican desde la OMS.

“La mayoría de los virus influenza que circulan en aves no son zoonóticos. Sin embargo, algunas cepas de la influenza aviar altamente patógena tienen la capacidad de infectar a los seres humanos, representando una amenaza para la salud pública”, señala la OMS. El virus H5N1, el mismo que fue detectado en las aves infectadas en la Argentina, fue el responsable, en 1997, de un gran brote en Hong Kong y China.

Las aves silvestres, principalmente migratorias, son el huésped natural del virus y están siendo el principal factor de diseminación a través del continente americano. Las poblaciones de aves de corral pueden adquirir la enfermedad por contacto con aves silvestres infectadas.

Desde 2003, este virus de influenza aviar y otros se han propagado desde Asia a Europa y África. En América, este virus se identificó por primera vez en aves domésticas y silvestres en diciembre de 2014, en los Estados Unidos.

¿Cómo se transmite la gripe aviar?

Según indicaron desde el Ministerio de Salud argentino, por el momento “la enfermedad no se transmite a las personas por medio del consumo de carne aviar y sus subproductos. Por lo tanto, no hay peligro en la ingesta de estos alimentos”.

El riesgo de transmisión a humanos es bajo, y puede ocurrir cuando las secreciones o excretas de aves infectadas son inhaladas por las personas o el virus toma contacto con las mucosas de boca, nariz u ojos.

Los virus H5N1 que circulan actualmente en las aves silvestres y causan brotes en las aves de corral están bien adaptados para propagarse entre las aves. Sin embargo, estos virus de la influenza aviar H5N1 no tienen la capacidad de unirse fácilmente a los receptores de las vías respiratorias superiores de los seres humanos, ni de transmitirse entre las personas, explicaron desde los Centro de Control y Prevención de enfermedades de los EEUU (CDC).

¿Cuál es el riesgo para los humanos?

Si bien el riesgo de transmisión es considerado bajo, las personas consideradas expuestas son aquellas que hayan tenido contacto directo sin protección adecuada con animales infectados (vivos o muertos) o con sus entornos contaminados.

El desplume, la manipulación de cadáveres de aves de corral infectadas y la preparación de aves de corral para el consumo, especialmente en entornos domésticos, también pueden ser factores de riesgo.

La OMS señala que “aunque se cree que la transmisión de la influenza aviar de persona a persona ocurrió en algunos casos cuando hubo contacto cercano o prolongado con un paciente, hasta la fecha no se ha identificado ninguna transmisión sostenida de persona a persona”. Desde 2003 a 2022 (19 años), a nivel mundial se notificaron 868 casos de Influenza aviar en humanos.

Los síntomas en las personas

Pese al bajo riesgo de transmisión a seres humanos, lo cierto es que ocurre. Según indicaron desde la OMS, tanto este virus como “otros virus gripales de origen zoonótico pueden afectar a los humanos, causando enfermedades que van desde infecciones leves de las respiratorias superiores (fiebre y tos) hasta neumonía, choque séptico, síndrome de distrés respiratorio agudo o incluso la muerte”.

Los síntomas gastrointestinales son más frecuentes en los casos de infección por virus A(H5N1). Con los virus A(H7) se han descrito casos de conjuntivitis. La infección se manifiesta principalmente con síntomas respiratorios. Algunas características, como el periodo de incubación, la gravedad de los síntomas y el desenlace clínico varían en función del virus causante.

La OMS advierte que en muchos pacientes infectados por los virus de la gripe aviar A(H5) o A(H7N9), la enfermedad ha seguido una evolución clínica agresiva. Los síntomas iniciales comunes son fiebre alta (igual o superior a 38°C) y tos. Se han notificado signos y síntomas de afección de las vías respiratorias inferiores como la disnea o dificultades para respirar.

“Los síntomas de afección de las vías respiratorias superiores como la faringoamigdalitis o el coriza son menos comunes. También se han notificado otros síntomas como diarrea, vómitos, dolor abdominal, sangrado por la nariz y las encías y dolor torácico en la evolución clínica de algunos pacientes”, detalla la agencia sanitaria internacional.

Entre las complicaciones que puede presentar la infección están la hipoxemia, disfunción orgánica múltiple e infecciones secundarias bacterianas y fúngicas. La tasa de letalidad de las infecciones por el virus del subtipo A(H5) y A(H7N9) en las personas es muy superior a la de las infecciones por el virus de la gripe estacional.

Vacunas

Existen vacunas contra la influencia aviar para animales que se aplican en varios países del mundo con el fin de mitigar la propagación entre aves u otras especies. Por ejemplo, Francia empezará a vacunar a las aves de corral en septiembre antes del regreso de las aves silvestres migratorias que pueden infectar las granjas, según informó el ministro de Agricultura del país galo a Reuters. La Unión Europea (UE), por su parte, acordó el año pasado aplicar una estrategia de vacunación en sus 27 Estados miembros.

La agencia sanitaria internacional indicó que “no hay disponible comercialmente ninguna vacuna para la prevención de infecciones de influenza aviar en humanos. La OMS está trabajando con socios en el desarrollo de vacunas. Algunas fórmulas ya están siendo probadas para determinar su eficacia y seguridad”.

“Los gobiernos deberían invertir en vacunas para todas las cepas del virus de la gripe que existen en el reino animal como póliza de seguro en caso de un brote en humanos”, dijo el jefe científico entrante de la OMS, Jeremy Farrar. “El reciente salto del virus de las aves a los mamíferos, incluidos los visones, los zorros, las nutrias y los leones marinos aquí en Gran Bretaña y en todo el mundo, debe considerarse como un llamado de atención a la acción del gobierno”, agregó.

Por otro lado, es importante destacar que la vacuna contra la influenza estacional no previene la influenza aviar, pero puede reducir la probabilidad de infectarse simultáneamente con los virus de influenza aviar y estacional (infecciones duales).

¿Cómo prevenir el contagio de gripe aviar?

El Ministerio de Salud de la Nación elaboró una serie de recomendaciones para la población general, a fin de evitar la propagación del virus.

1. Lavado frecuente de manos con agua y jabón o usar desinfectantes a base de alcohol

2. Evitar el contacto directo con aves silvestres y, de ser posible, solo observarlas desde lejos.

3. Evitar tener contacto sin protección con aves de corral que parecen estar enfermas o muertas.

4. En relación a aves en grandes ciudades (gorriones, palomas) el riesgo se considera muy bajo ya que estas aves no se han mostrado hasta el momento muy susceptibles al virus.

5. En caso de encontrarse algún ave enferma o muerta, evitar el contacto y dar aviso a las autoridades sanitarias del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

6. No tocar superficies que podrían estar contaminadas con saliva, mucosa o heces de aves silvestres o de corral.

7. Actualmente, no hay restricciones para viajar a zonas afectadas por influenza aviar. Sin embargo, se recomienda que las personas que viajan a zonas con brotes de influenza aviar tomen las medidas de prevención necesarias para evitar el riesgo de contraer la enfermedad.

La enfermedad no se transmite a las personas por medio del consumo de carne aviar y sus subproductos.

El principal factor de riesgo para las personas es la exposición a aves de corral infectadas, vivas o muertas, o a espacios contaminados por el virus, como los mercados de aves vivas.

Los virus de la influenza aviar H5N1 no tienen la capacidad de unirse fácilmente a los receptores de las vías respiratorias superiores de los seres humanos, advierten los especialistas.

Entre Ríos participa de la  lucha contra influenza aviar

Con el fin de proteger a la cadena de valor avícola, la Secretaría de Agricultura y Ganadería de Entre Ríos trabaja junto a Nación para contener el avance de la influenza.

La avicultura representa una cadena productiva muy importante para la provincia, con generación de mano de obra constante para más de 20.000 personas, como así también importantes ingresos a localidades de cada región; sumado esto a las exportaciones ya que Entre Ríos acapara más de la mitad de las ventas globales de carne avícola argentina.

Ante la amenaza del ingreso de la influenza aviar a la provincia, el secretario de Agricultura y Ganadería, Lucio Amavet, indicó: “La situación actual nos encuentra ocupados en permanente diálogo con el gobierno nacional, fundamentalmente con la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca y con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa); actuando de manera coordinada y poniendo a disposición el personal de la Secretaría para aumentar la vigilancia para, de este modo, encontrar aves silvestres muertas o de traspatio; o en el avistaje de aves con sintomatología”. Agregó que “desde la Provincia, una de las cuestiones fundamentales que podemos aportar es incrementar la cantidad de personas en el territorio vigilando que no aparezcan especímenes sospechosos, o en caso contrario dar inmediato aviso al Senasa, que es el órgano sanitario nacional y el encargado de implementar el protocolo en estas cuestiones, que es la toma de muestras de esa ave silvestre muerta y el análisis consecuente para determinar si es positivo o negativo”.

La situación

En Entre Ríos todavía no se han registrado casos positivos. Se han analizado 110 muestras en todo el territorio nacional, las cuales arrojaron 11 casos positivos. Lo importante es incrementar la vigilancia, y que las granjas productivas de huevo o pollo puedan implementar todas las medidas de bioseguridad. “En ello hemos estado trabajando con personal de la Provincia, con el Senasa y los veterinarios de cada uno de los integrados avícolas, de manera tal de tomar todos los recaudos posibles para que la gripe aviar no ingrese en las granjas productivas”, señalo Amavet.

Entre las medidas de bioseguridad que ha establecido el Senasa, resaltó la importancia de resguardar que no ingresen aves silvestres a las granjas: para ello se ha implementado todo un sistema de malla que recubre y restringe la posibilidad de ingreso; y que en cada uno de los ingresos o egresos de aves a las granjas se tiene que hacer un lavado y un control químico de cada uno de los transportes que entran y salen de las granjas. Añadió que el granjero debe estar alerta si encuentra un número importante de aves muertas más allá de lo normal, enseguida debe dar aviso al Senasa para que se pueda tomar las muestras del caso y analizar si este fenómeno tiene que ver o no con la influenza aviar.

“Desde la Secretaría de Agricultura y Ganadería se desea llevar tranquilidad a la población de que se puede consumir de manera normal tanto pollo, huevo y sus productos derivados, tal se venía haciendo cotidianamente”, especificó. Es dable aclarar que, el contagio en primer lugar se da de ave silvestre a otra de producción o traspatio, pudiendo haber contagio en el contacto entre ave y humano; pero no así entre persona y persona no hay contagio. A su vez, el porcentaje de contagio entre ave y humano es significativamente menor. Al mismo tiempo se afectaron más de 18 guardafaunas que se suman al equipo de Fiscalización Agroalimentaria en el territorio; estando atentos y contribuyendo al Senasa en la vigilancia.

Por su parte, hay que precisar que Senasa es estricto con la condición de que aquella granja que no establezca las normas de bioseguridad, luego de su última camada va a ser bloqueada y no va a poder ingresar animales.

Controles

En lo relativo a la cría de aves por fuera de las granjas productivas industriales, la provincia está incrementando los controles en las granjas de traspatio: “Entre Ríos tiene muchos pequeños y medianos productores en el centro y el centro-norte del territorio que crían las famosas gallinas de postura, ponedoras de huevos, y allí estamos trabajando junto a la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación con los técnicos afectados a dichas regiones, bajando el mensaje claro a los productores sobre la importancia de que todo aquel que pueda encerrar las gallinas mientras dure esta gripe aviar lo haga, para evitar el contacto entre las aves silvestres y las de traspatio”, indicó Amavet. “Lo único que va a prevenir que existan focos de contagio en nuestra provincia es la prevención y rápida acción ante el hallazgo de un ave muerta positiva de influenza aviar, ya que lo que hay que evitar es que ese foco se agrande”, sentenció.

Para más información

Cualquier persona puede notificar al Senasa si identifica mortandad, signos nerviosos, digestivos y/o respiratorios en aves silvestres o de corral, a través de los siguientes canales:

En la oficina del Senasa más cercana –personalmente, por teléfono 11 5700 5704; a través de la App para dispositivos móviles “Notificaciones Senasa”, disponible en Play Store; escribiendo un correo electrónico a [email protected], a través del apartado Avisá al Senasa de la página web.

Para más información, puede consultar el portal del Programa Nacional de Sanidad Aviar.

Senasa: La influenza aviar no representa peligro para la población

El gobierno anunció medidas de ayuda y más controles

Los comentarios están cerrados.