Permayú: “Estamos en terapia intensiva y con respirador”

El secretario general del Sindicato de Hoteleros y Gastronómicos de Entre Ríos, Hugo Permayú, advirtió que otros establecimientos podrían correr la misma suerte que el Hotel Paraná Plaza Jardín que cerró definitivamente la semana pasada. “Calculamos que un 20% no volverá abrir”, dijo a EL DIARIO.

 

Redacción EL DIARIO / [email protected]

 

El pasado miércoles 24 de junio, la Empresa Hotelera Yáñez Martín S.A anunció el cierre definitivo del Paraná Hotel Plaza Jardín, un reconocido establecimiento de la capital entrerriana que trabajó durante 74 años.

“Hemos analizado la situación por la que estamos atravesando debido a la pandemia del Covid 19 y la dura decisión que hemos tomado se debe a la necesidad de salvar la empresa, dejando en funcionamiento sólo el Gran Hotel Paraná con el objetivo de achicarnos para poder seguir adelante”, informó la empresa en un comunicado.

Pero esa situación no afecta solamente a una empresa sino a todo el sector hotelero y gastronómico que está inactivo desde marzo, cuando se comenzaron a implementar las medidas de aislamiento y distanciamiento social a causa de la pandemia.

El secretario general del Sindicato de Hoteleros y Gastronómicos de Entre Ríos, Hugo Permayú, dialogó con EL DIARIO sobre esta problemática que afecta a hoteles y restaurantes y a sus trabajadores.

CIERRES. “Lamentablemente los tiempos se están acelerando. Nosotros intuíamos que los tiempos se podían acelerar, no sólo con este establecimiento en particular sino con muchos. Fundamentalmente, el tema de la gastronomía que han ido cerrando y no sabemos si van a poder facturar en algún  momento”, remarcó Permayú.

Aunque señaló que se preveía como una posibilidad el cierre del hotel paranaense, confesó que los tomó “por sorpresa” ya que no esperaban un desenlace tan repentino.

“No es algo que pase solamente acá en Paraná sino que está ocurriendo en todo el país. Creo que esto se va a ir profundizando si no cambia rápidamente esta situación”, advirtió.

Por otra parte, todavía es incierta la situación de los trabajadores ya que no se ha definido aún cuál será su destino laboral.

“La empresa tiene la idea de pasar algunos trabajadores al Grand Hotel Paraná y al resto indemnizarlos. Vamos a ver cómo se presenta esa situación y fundamentalmente si los compañeros aceptan la indemnización que les ofrecen”, recalcó.

—¿Hay otras empresas que estén en una situación de posible cierre?

—Hay muchos establecimientos que lo han anunciando, fundamentalmente los relacionados con la gastronomía. Hoy tenemos cerrados el 95% de los establecimientos. Solo están trabajando aquellos que hacen delivery. De los que están cerrados, creemos que un 20% no van a volver a abrir y otros están a la venta. Hay algunos interesados en comprar algún par de establecimientos gastronómicos. En el tema de hotelería es más difícil que cierren porque están preparados y hechos para ese rubro. Si bien creemos que es más difícil cerrarlos hay situaciones como las del Paraná Plaza Jardín que nos tomó de sorpresa y nos preocupa porque esto se va a seguir extiendo.

—¿Hay posibilidades de que se venda el Paraná Plaza Jardín?

—No sé sobre eso. Ojalá se ponga a la venta y que se contemple la situación de los trabajadores porque es gente que tiene experiencia, muchos años de trabajo y están preparados para desarrollar esa actividad. No conozco si se puede dar pero ojalá se dé.

—¿Cuál es la situación en general de los trabajadores del sector? ¿Están cobrando sus salarios en tiempo y forma?

—Tenemos noticias que los ATP (Programa de Asistencia al Trabajo y la Produccion) para nuestra actividad estarían perdurando hasta noviembre. No sabemos si eso va a ser así. Tenemos garantizado que junio y julio nuestros trabajadores van a estar percibiendo los ATP. Pero hay empresas que han pagado la diferencia entre el ATP y los salarios que tenemos fijados y otros que no lo han pagado desde el mes de abril. Y hay otras empresas que se han presentado al ATP pero no han sido beneficiadas por distintas falencias que tienen. Así que diría que hoy el 70% de los trabajadores están bajo el ATP pero hay un 30% que no lo están percibiendo. Y a su vez hay más de un 30% de trabajadores en negro que no tienen ninguna posibilidad de nada, ni siquiera del IFE (Ingreso Familiar de Emergencia). La situación nuestra es terrible. Estamos en terapia intensiva y con respirador. Ojalá que podamos y salir y que las secuelas no sean irreversibles.

 

 

Los comentarios están cerrados.